Pronóstico de Tutiempo.net

Historia de Winifreda

Pueblos de La Pampa -Prof. José Higinio Alvarez

( Winifreda) -

 

 

Una de las puntas de rieles del Ferrocarril Sarmiento
3 de Abril de 1915



Al Este de la ruta nacional 35, con acceso pavimentado hacia ella y como una de las puntas de rieles que en nuestra provincia presenta el Ferrocarril Domingo Faustino Sarmiento, se encuentra el pueblo de Winifreda.
En la zona tuvo su asiento la tribu del indómito Pincén. Reminiscencias de sus luchas y sus andanzas quedaron llorando en el tiempo, mezcladas con ingredientes de otras culturas, que trajeron los inmigrantes, no sólo de procedencia latina como en la mayor parte de La Pampa, sino también de otros orígenes, especialmente el sajón, que en gran número poblaron las áreas de Winifreda hacia el Este y hacia el Norte, trayendo manos laboriosas a la naciente faena agrícola.


De nombres y fechas

Winifreda se encuentra en el departamento Conhelo, a 50 kilómetros de Santa Rosa y está situado dentro de una amplia zona que los indios araucanos llamaron Luan Mapú, que quiere decir «tierra del guanaco», y que luego se conoció como Colonia Drysdale por convertirse en posesión de la familia de ese apellido.
A su vez el preciso lugar donde está emplazada la localidad, era Mamüll Huincul (monte de la loma), que separaba la superficie llana de los médanos y los valles. La zona de la laguna El Guanaco se denominaba Luan Lauquen, traducción justamente de aquella identificación.
Como día de la fundación de Winifreda está adoptado el 3 de abril de 1915, aunque hay dos versiones. La otra responde al seguimiento de los sucesos de la instalación ferroviaria y el trazado urbano y recoge la fecha 11 de marzo de 1916.
A fin de establecer una fecha oficial, en noviembre de 1991 el Concejo Deliberante de la lo- calidad consideró los antecedentes históricos, haciendo mención a éstos y a testimonios orales, y determinó la fecha 3 de abril de 1915, el mismo año de la inauguración de la estación de trenes, sancionando sobre el particular una ordenanza comunal.


El dominio de Pincén

La mayor cantidad de los datos sobre Winifreda se extraen de un Boletín Informativo de Prensa de la época del territorio de La Pampa, año 1948, documentación que obra en el Archivo Histórico y en Asuntos Municipales de la Provincia.
Allí se relata que hasta 1879 los campos eran habitados por tribus que respondían a Pincén, considerado el más bravo de los caciques en la lucha contra las fuerzas nacionales. Pincén tenía asentamiento en El Guanaco y su caída marcó el comienzo de otra era.


Interregno hasta la fundación

Luego de la conquista pero antes de la fundación, o sea durante un lapso de unos 35 años, el lugar fue conocido por una serie de nombres, como Monte de Luan, Monte del Médano, Monte de la Loma o también El Quemado, denominación que se dio a un juzgado de paz y a un registro civil que después se instalaron en La Malvina, donde hubo, además, un destacamento de policía.

La colonización: Drysdale y Lerman

Juan Drysdale adquirió títulos de propiedad que adjudicó la Nación y tomó posesión de las tierras en 1886. Al fallecer, siete años más tarde, los títulos fueron heredados por su hijo José Norman Drysdale, quien una vez instalado el ferrocarril decidió alquilar las tierras mediante contratos precarios.
Paralelamente se producía el trazado del pueblo, que se llamó Winifreda por ser Winifred el nombre de una hija de José Norman Drysdale.
Así nació la localidad, aunque ya había mora- dores dispersos, incluso se menciona un comercio que se considera el primero de la zona, cuyo propietario era Jesús Porto. La casa se llamaba El Guanaco, dada su ubicación cercana al lugar así denominado, de lo que surge que también en torno a la laguna de ese nombre se estaban estableciendo pobladores.
Sin embargo, el afincamiento en mayor número tardó en llegar, ya que hubo dificultades para localizar el agua potable. En ello se destacó la labor tesonera de David Lerman, que durante varios años realizó un trabajo esforzado por la colonización.
Lerman fue, según recuerdan muchos, el gran forjador de la conformación de la localidad. Su perseverancia, la bondad del suelo y la necesidad de producir y poblar, se tradujo en el arribo masivo de colonos, en particular de origen alemán, tanto católico como protestante.
W. Jaime Molins, que entre 1910 y 1920 recordó La Pampa y lo volcó en su libro, señala que hacia el 10, Lerman ya estaba en la zona y organizaba el futuro poblamiento, pero faltaba el incentivo del ferrocarril y estaba el tremendo problema de la lejanía del agua. En los tres primeros años, la tarea resultó un fracaso, hasta que la constancia de Lerman dio sus frutos y llegó la producción, sustento para el afincamiento de gente.


La vía del ferrocarril

La instalación del ferrocarril y la estación fueron decisivas para trazar seguidamente la localidad. El primer tren ya corrió en 1913, pero ello era un motor con vagón que unía el lugar con Quemú Quemú. En la futura Winifreda, una casilla de madera hacía de estación.
En ese tiempo comenzó a construirse el edificio definitivo, con su andén y el resto de la estructura, cuya inauguración se verificó el 1-1-1915, el mismo día en que, según el libro «Colonia Barón», de Elpidio Pérez, se puso en funcionamiento toda la línea ferroviaria de Valentín Gómez a Winifreda, pasando por Barón.
La nueva estación se denominó al principio Punta de Rieles o El Quemado, hasta conocerse como la estación de Winifreda, nombre del pueblo.


Venta de tierras

En los tiempos de la fundación no se vendieron tierras, todas se alquilaban, siendo las primeras en poblar la planta urbana actual, familias de inmigrantes de apellidos Kinter, Kasper y Trays o Travs. Los predios de la parte urbana y adyacencias fueron finalmente vendidos el 3 de abril de 1927. Sobre el particular dice Armando Forteza: «Después de laboriosas gestiones del vecindario ante la gobernación del territorio, se logró que se vendieran en 1927, los solares, quintas y chacras del ejido municipal, dándose preferencia como se había solicitado, a los pobladores ocupantes».
En la misma fecha se puso la piedra funda- mental del edificio municipal. El organismo funcionaba desde 1923 y el vecino Esteban Larco había sido su primer intendente.


Instituciones, servicios

La Escuela N° 104 se fundó poco después que el pueblo, en 1917, y su primer director fue Ernesto Navas.
Asimismo existen numerosos colegios primarios en lotes cercanos. Están las escuelas N° 106, N 130 y N° 214, como también las escuelas N° 100 de Colonia El Destino, N° 131 de Bajo de las Palomas, N° 138 de Colonia El Guanaco.
Por gestiones de la Iglesia Parroquial, en 1960 comenzó a funcionar el Colegio Secundario, al que se asignó el nombre de Cristo Redentor, denominación de la parroquia.
Dentro de otro tipo de instituciones y servicios, ya en 1915 la localidad contó con destacamento policial, convertido en 1923 en comisaría.
En 1921, el Poder Ejecutivo Nacional creó el juzgado de paz y el registro civil. En 1929 iniciaron su funcionamiento el servicio de correo y la línea telefónica y en 1940, la red telegráfica.
En cuanto a la actividad bancaria, por una parte se creó una dependencia del Banco de la Nación Argentina, dentro del área de la sucursal Eduardo Castex, y por otra, Winifreda pudo acceder a una sucursal propia en el caso del Banco de La Pampa.
En materia de energía eléctrica, es abastecida por la cooperativa con sede en la propia localidad. Con relación a sus instituciones, desde 1946 la población canaliza también sus aspiraciones a través del Club Social y Deportivo Winifreda.
En otro orden, recientemente se formó la Cooperativa Apícola.


Economía y población

Desde su fundación, la principal fuente de riqueza estuvo en la actividad triguera, a su vez que el centeno también es un aporte significativo a la economía zonal.


 

Joseph Norman Drysdale EDIT Winifreda Maud Drysdale EDIT
Más en esta categoría: El Escudo de Winifreda »